VALENTINA VALDÉS, LUEGO DE SER VACUNADA CONTRA EL VPH TUVO QUE CAMBIAR SU CASA POR UN HOSPITAL: SENADOR ARAÚJO

La menor de 14 años Valentina Valdés, oriunda de Medellín, fue vacunada contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) en la Institución Educativa Santa Elena, en el 2013, año en el que comenzó su viacrucis.

La menor lleva dos años sin estudiar porque pasa la mayor parte de su tiempo en clínicas y hospitales, su última hospitalización fue de 7 meses, y como si fuera poco, la empresa de medicina prepagada a la que pertenecía dejó de prestarle servicios, aludiendo que ‘no cubren efectos secundarios de vacunas.

En la actualidad, cuenta la madre de la menor que “Valentina está como un bebé, no camina, no se sienta y presenta sangrado por nariz y boca, de nuevo tengo que internarla en el hospital Pablo Tobón Uribe de Medellín, donde espero esta vez le den un mejor trato, porque en ocasiones anteriores la atención no ha sido la mejor”.

Según diagnósticos médicos la menor presenta daños orgánicos por lo que un trastorno somatomorfo, como el Ministerio de Salud pretende hacer ver estos casos, debe ser descartado. La madre de la niña, hace parte de la ‘Asociación de Víctimas del Papiloma Humano, Reconstruyendo Esperanza’, ella al igual que decenas de padres de menores afectadas de todo el País, luchan por una causa común, que a sus hijas se les brinde atención oportuna, temen que con sus menores pase lo que pasó con Karen Duran, quien falleció luego de padecer graves síntomas tras haberse aplicado la vacuna contra el VPH.

Mamá de la menor afectada: Ana Milena Valdés: 3014326146